18 de noviembre de 2014

Tiramisú

Buenos días para todos ¿todo bien? Espero que sí. 

Hoy vengo con receta si, pero también quiero contaros sobre el curso online que hice en septiembre. Lo impartía Isabel de Aliter Dulcia un lugar al que siempre sueño con ir para probar las delicatessen que nos enseña a través de las redes sociales esta alocada repostera. Pero al ser yo de Zaragoza y ella de Gijón mal plan. Con que cuando supe que iba a hacer un curso para aprender sus recetas no lo dudé ni un segundo: si no puedo ir a probarlas allí, vendrán las recetas a mi casa jaja.

Tuve que decir que aprendí muchas recetas muy buenas pero fueron 5 semanas muy estresantes para mi. Eran mínimo 4 bizcochos por semana y en casa somos 2 y como es lógico no dábamos a basto. Además justo ese mes salía de trabajar a las 6, llegaba a casa y tenía solamente un par de horas para amasar y hornear y luego salía pitando al gimnasio, llegaba a casa, cenaba algo y a la cama. Los fines de semana no los pude aprovechar porque tuve viajes, bodas y demás. Vamos ¡una locura! 

Pero como os he dicho hice unos bizcochos deliciosos, cada vez que hacías uno decías este es el más bueno y luego hacías otro y decías no no, este es el mejor jaja. Poco a poco los volveré a hacer y cuando los tenga bien asimilados os enseñaré las recetas. De momento voy a empezar con el bizcocho más sencillo pero con una receta de 10.

Nunca había probado el tiramisú ¿que nooooooooo? Pues no. Debe ser porque como no me gusta el café pues nunca he sentido la necesidad de tomarlo en restaurantes o hacerlo en casa. Pero tengo que confesar que este, el que yo he hecho, estaba tremendo.




La receta es muy sencilla, sólo hay que hacer una plancha de bizcocho, como la del brazo de gitano, y un crema de queso mascarpone sencillísima.

Ingredientes:

- De la plancha 
  • 4 huevos M
  • 60 ml. de agua
  • 170 g. de azúcar
  • 170 g. de harina
  • 1 pizca de sal
- De la crema de mascarpone
  • 300 g. de queso mascarpone
  • 150 g. de azúcar glass
- Además necesitamos un café expreso recién hecho y cacao puro en polvo para decorar.

Elaboración:

- De la plancha
  1. Separamos las claras de las yemas y las montamos a punto de nieve.
  2. Por otra parte batimos muy bien las yemas con el azúcar y añadimos el agua.
  3. A continuación agregamos la harina y batimos hasta su total integración.
  4. Por último añadimos las claras montadas con cuidado con movimientos envolventes.
  5. Extendemos la crema uniformemente en una bandeja de horno cubierta con papel de horno.
  6. Metemos al horno precalentado a 180º y horneamos unos 15 minutos.
  7. Dejamos enfriar la plancha y pasamos a la crema.
- De la crema de mascarpone
  1. Batimos el queso que tiene que estar frío con el azúcar glass.
  2. Tiene que quedar una crema consistente y si veis que al principio parece que se licua, darle un poco más a la máquina de varillas y cogerá la textura perfecta.
  3. Meteremos en una manga pastelera y reservaremos.
- Montaje
  1. Cortamos la plancha con un cortador (yo usé triangular y circular, pero queda muy bien cuadrado).
  2. Cogemos un trozo, lo ponemos sobre un plato y lo mojamos con el café que tenemos preparado. 
  3. A continuación ponemos una capa de crema mascarpone bien generosa con ayuda de la manga.
  4. Luego colocamos otro trozo de bizcocho encima ya remojado con el café y otra capa de crema.
  5. Por último espolvoreamos cacao en polvo por encima y dejamos en la nevera para que se enfríe antes de servirlo.

Podéis ver la jugosidad del bizcocho, la pintaza de la crema y el postre tan perfecto que queda. Quizás sea una porción un poco grande para postre pero de merienda es perfecta jaja. 




Y con esto y un bizcocho (oh noooo, más bizcochos nooo jajaja) hasta la próxima amigos míos!!

Un besico.


PAO