10 de julio de 2014

Bizcocho de chocolate para tartas

Hola, hola, holaaa.

Antes de nada deciros que ésta es mi entrada número 100 en el blog ¡ya 100 recetas!

Y bueno, ¿cómo lleváis julio? Yo no veo la hora de que llegue agosto y me vaya de vacaciones. Pasarse 11 meses sin vacaciones es insoportable, pero es lo que hay, y hasta septiembre ¡¡au revoir!!

De momento por aquí andamos, y os quiero enseñar un bizcocho que vengo haciendo de un tiempo a esta parte para tartas que es increíble. Yo no soy muy chocolatera, pero es que este bizcocho es una pasada. La primera vez que lo hice lo congelé y al sacarlo a la nevera para atemperarlo y usarlo fue algo insólito, estaba taaaaaaaaaan jugoso que casi me lo como tal cual jajaja. 




La receta es del libro El rincón de Bea, y la recomiendo encarecidamente =) Yo he modificado ligeramente las cantidades de harina y cacao, que no afectan para nada.

Ingredientes:
  • 235 g. de harina
  • 100 g. de cacao en polvo
  • 1 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 3 huevos M
  • 350 g. de azúcar
  • 125 ml. de aceite de oliva suave
  • 60 g de chocolate 
  • 250 g. de agua 
  • 250 g. de buttermilk 
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración:
  1. Preparamos el buttermilk si no tenemos ya de los hechos (yo aun no he encontrado) mezclando 250 ml. de leche con una cucharada de vinagre y dejando reposar durante 10 minutos.
  2. Además calentamos el agua hasta que hierva y echamos sobre los trozos de chocolate para que se derritan por completo y dejamos templar.
  3. Tamizamos la harina, el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal y reservamos.
  4. Batimos con las varillas los huevos y el azúcar  hasta que blanqueen y a continuación echamos el aceite muy poco a poco y a baja velocidad.
  5. Tras ésto echamos el chocolate también muy despacito y con la mínima velocidad posible (cuidado! suele salpicar!) y después el buttermilk.
  6. Ahora toca añadir la harina pero lo haremos a mano, utilizando una espátula y haciendo movimientos de abajo a arriba.
  7. Nos quedará una mezcla con grumos que pasaremos por un colador, aplastando los grumos si es necesario.
  8. Pondremos la mezcla en 3 moldes de 15 cm. de diámetro y hornearemos a 175º unos 25-30 minutos. Si usáis un sólo molde de los altos tendrá que estar mínimo 50 minutos.
  9. Cuando estén hechos, los sacaremos del horno y los dejaremos enfriar antes de desmoldar y los forraremos con papel film antes de meterlos a la nevera (o al congelador si es para más adelante).
Nota: si se congelan, luego sólo hay que sacarlos la noche previa a usarlos a la nevera y al día siguiente ya estarán perfectos y muy jugosos :)

Yo los uso para mis tartas forradas de fondant o cubiertas de buttercream y quedan geniales. Pero podéis comerlo tal cual como hicimos nosotros con este de la foto.




Espero que os haya gustado el post.

Un besico.


PAO